sábado, 15 de diciembre de 2012

Lágrimas de sal.


 


Aun no entiendo  porque lloro, si es por ti, por los momentos que compartimos o  porque simplemente tengo ganas de llorar.  Por  las ocasiones en las cuales me  ilusione o  llorar sencillamente por este vacío que siento dentro.  Lloro por  todo y aun por más, lloro porque te extraño, lloro porque quiero volver el tiempo atrás y  encontrarme  abrazada junto a ti viendo las  estrellas como antes. Lloro porque  no logro llenar este rincón vacío, lloro porque no se si lo podré  llenarlo, lloro porque  me quedo mirando  la luna sola, recordando viejos tiempos con la ilusión de que pase una estrella fugaz y con solo pedirle un deseo, tu te encuentres  a mi lado. Lloro porque no se que pasó con todo eso que habíamos escrito juntos, esa historia, ese mágico cuento de hadas. Lloro porque  no se que fue de todo ese amor que nos teníamos, lloro porque me pregunto a donde fue, como puedo recuperarlo, junto contigo. Lloro porque tú ya no me ves, lloro porque te cruzo por la calle y te observo esperando una simple mirada  y jamás la encuentro. Lloro porque me ignoras,  porque  sencillamente haces de cuenta como que no existo, lloro porque para ti nunca existió nada  entre nosotros. Lloro  porque aun después de todo te sigo amando absurdamente, lloro porque  hoy para ti soy  nada mas que una extraña, solo una persona mas del montón. Lloro sencillamente porque  para ti yo no existo. Lloro porque cada día te extraño más y más. Lloro porque aun te sigo esperando. Lloro porque aún te  sigo amando. Lloro por  todo esto y aún por más...